BÚSQUEDA DIRECTA EN EL BLOG

martes, 15 de septiembre de 2015

TALLER 1 LECTURA CRITICA

LA ABSOLUCIÓN
Luis López Nieves


Tarde en la noche, bajo la lluvia, el carruaje se detuvo frente a la mansión. Los lacayos corrieron a colocar la banqueta bajo la portezuela, para que el Obispo y sus dos sacerdotes pudieran bajar sin esfuerzo. Al inclinarse, la peluca blanca de uno de los sirvientes estuvo a punto de caer en el fango, pero éste la detuvo a tiempo, sin que los clérigos se distrajeran por su torpeza. El Obispo delgado, de carnes rosadas, vestía la ropa suntuosa que exigía la ocasión. Los sacerdotes, más modestos en el acicalamiento, se limitaban a cargar los Santos Óleos y la Eucaristía.

Descargue el texto completo de:
http://1drv.ms/1Y8nEZj

No hay comentarios:

Publicar un comentario